Locales - RegionalesOpinión

Té Zulay – Crónica de una invasión anunciada

Puyo, 30 de marzo del 2019

En la hacienda Té Zulay, sector de Bellavista, un supuesto desalojo entre civiles acabó en hechos violentos: casas quemadas, heridos, el cierre de la vía principal por varias horas, además de la retención de Daly Montoya, Gerente de DIERIKON S.A. quien posteriormente fue liberado y hospitalizado y luego apresado por la Policía Nacional, mientras que la Abg. Paulina Guevara, intendente de policía de Pastaza, fue removida del cargo, al parecer; por  intentar hacer efectiva una orden de desalojo, dada por un juez competente.

Los hechos del sábado 30 de marzo del 2019:

Varios socios de la compañía DIEROKON S.A. se acercaron en horas de la mañana a los asentamientos en la invasión de Té Zulay. Sin custodia policial. y procedieron a quemar varias casas de madera. Ante eso los moradores, con lanzas y machetes y los rostros cubiertos se abalanzaron hacia los socios que se encontraban en la entrada de la hacienda, adultos. niños y ancianos, que entre la vegetación y el río huían para escapar de la violencia, dando como resultado: 30 heridos,de los cuales 8 fueron de gravedad. Entre ellos el gerente Daly Montoya, que fue retenido, desnudado y golpeado por los moradores.

Horas posteriores el Ministerio del interior dio una rueda de prensa para dar a conocer entre estos y otros pormenores que Daly Montoya se encuentra detenido por destrucción al bien privado, al día siguiente fue liberado.

Entre el derecho ancestral y tráfico de tierras:

Según palabras de la autoproclamada Ciudad Intercultural CCIPNA se amparan en un “derecho a sus tierras ancestrales”, aunque es un hecho comprobado que  hubo tráfico de tierras: Gente que pagaba y paga entrada, y  cuotas mensuales a cambio de un terreno en el lugar. De hecho un líder indígena tiene una sentencia por incumplimiento de promesa de compra-venta  con Dierikon S.A.


Jorge Zambrano , golpeado en este conflicto

La tierra, la ley y la deuda.

Té Zulay es una hacienda de 1200 hectáreas, que fue cedida por deuda de FILANBANCO a la AGD.

DIERIKON S.A. se hizo  propietaria de esta con una deuda de 1,5 millones de dólares. Aunque algunas personas argumentan que la empresa se hizo de la hacienda con argucias legales, desmereciendo así su legitimidad y manifiestan que sus prácticas no son muy diferentes a la de sus invasores.


El Gobierno Central: ausente y cómplice.

Este es un problema social y conflicto que por varios años, el gobierno central no soluciona, al hacerse de la vista gorda y hacer rebotar la pelotita del problema entre las partes involucradas: la empresa propietaria y las personas asentadas en los terrenos. Cabe resaltar que el gobierno central no efectiviza el desalojo. Pero tampoco provee un  medio de legalizar esos terrenos para los invasores (con una consiguiente responsabilidad de proveer de servicios básicos) . Hubo un seguimiento por parte de la Secretaría de Tierras y el Ministerio de Agricultura, el cual no ha llegado a ninguna solución.  El gobierno aquí se lava las manos. Ni soluciona ni permite solucionar.

Política

La sombra del correísmo en sus últimos años fue un cómplice silencioso, un indicio de esto es que en las elecciones presidenciales del 2017 se veía banderas y consignas de apoyo al oficialismo en la entrada a la hacienda,
CONAIE intentó solucionar el conflicto años atrás, pero los líderes indígenas, no permitieron que se midan los linderos. CONFENIAE se ha mostrado precavidamente silenciosa.

VER NOTA DE LA FOTO >

Invasiones: Una problemática social

Las invasiones son una práctica común en Ecuador. ¿Qué pasa cuando juntamos pobreza, desigualdad social: gente necesitada de un techo, viveza criolla y una propiedad en aparente abandono?

Es evidente la necesidad de la gente del campo o el interior que ve en la ciudad una forma de mejorar su calidad de vida. Pero a la vez este contraste agrava esta desigualdad haciendo que esta gente se asiente en guetos sin servicios básicos. Una mujer indígena manifestó: “Lo que se ve en Té Zulay es un fiel reflejo del abandono que se vive en las comunidades del interior”

Quienes habitan en Té Zulay en su mayoría son indígenas kichwas y shuar, personas oriundas de  provincias de la sierra y costa, además de pastacenses mestizos que un pequeño porcentaje comprobado son de clase media baja con trabajos estables.

Cabe recalcar que ha habido conatos de invasión e invasiones en sectores aledaños como en la la vía madre tierra y Tarqui. Además de un aumento en los índices delincuenciales en Shell. Varios de los propietarios y autoridades locales han sido amenazados con machetes y han contemplado el peligro de muerte.

¿Posibles soluciones?

El gobierno central tiene una responsabilidad ética política y social de solucionar este conflicto. Un censo daría un diagnóstico de las condiciones socio económicas de los habitantes de Té Zulay. Con el cual se podrían ofrecer alternativas a la gente que en realidad necesita de un techo. Alternativas como otorgarles terrenos en otro lugar, esta misma opción se  podría ofrecer a los legítimos propietarios.

Cronología

2007 se estableció que DIERIKON S.A. es la propietaria Té Zulay.

2010 Comenzaron los primeros asentamientos de la invasión.

2012 Se emite la primer orden de desalojo.

2015 – 2017 los propietarios se manifestaron con protestas pacíficas y cierres de vía

2017 Elecciones Presidenciales.

2019 Elecciones Seccionales- Se emite una nueva orden de desalojo.

VER TODA LA CRONOLOGÍA AQUÍ.

Realizada por Juan Casco

Correo: info@juancasco.com

Este Artículo fue actualizado el 3 de abril del 2019


Ecoamazonico

Somos un equipo de comunicadores de noticias y contenidos digitales , nuestro afán es llegar a ustedes con la rapidez y profesionalismo basados en la ley de comunicación y apegados ala verdad.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios