NewsSalud

Protección de los ojos contra el exceso de radiación

La luz es una forma especial de radiación electromagnética capaz de impresionar la retina de nuestros ojos. Continuamente llegan a nuestros ojos radiaciones de diferente longitud de onda, pero no todas impresionan la retina.

Existen radiaciones que nuestra retina no ve, es decir, que no transforman en señales eléctricas, pero que pueden dañar los ojos. Esas son precisamente las más peligrosas, y de las que conviene protegerse con especial atención.

De todas las radiaciones que no vemos, las que más daño pueden producir al ojo son las ultravioleta (UV-A, UV-B y UV-C). Su fuente principal es el sol. La radiación ultravioleta es más intensa en estos lugares y circunstancias:

Proximidad a superficies reflectantes.-

La nieve refleja el 80% de la radiación ultravioleta recibida del sol; la arena, el 17%; y el agua , el 5%. La hierba refleja menos del 1%, y la tierra, apenas nada.

Verano.-

Los rayos solares inciden más verticales a la tierra, por lo que atraviesan un menor espesor de atmósfera. Todo ello hace que la intensidad de la radiación recibida sea mayor.

Proximidad al polo sur.-

La capa de ozono protectora de la estratósfera se ha debilitado alrededor de todo el planeta, pero especialmente en el polo sur.

Días Nublados.-

Aun que las nubes retienen una parte de la radiación solar visible, dejan pasar los rayos ultravioleta invisibles. Por lo tanto, en días nublados estamos expuestos a una mayor intensidad de rayos ultravioletas.

Horas centrales del día.-

Entre las 10 y las 15 horas se recibe el 75% de la radiación ultravioleta total del día.

Altitud.-

A medida que se asciende sobre el nivel del mar, los rayos ultravioleta procedentes del sol atraviesan una menor capa de atmósfera protectora, y nos llegan con mayor intensidad. Cada 1000 m de aumento de altitud, la radiación ultravioleta incrementa en un 12%.

Barreras contra los rayos ultravioleta:

Capa de Ozono.- Filtra la mayor parte de los rayos UV-C y una buena parte de los rayos UV-B- El espesor de la capa de ozono se está reduciendo cada año en las últimas décadas, especialmente en el hemisferio sur.

Aire atmosférico.- El aire (no las nubes), filtran una parte de los rayos ultravioleta procedentes del sol. Cuando más bajo está el sol, mayor espesor de atmósfera tienen que atravesar sus rayos, y menos radiación nos llega.

Vidrio.- Aún siendo transparente, el vidrio filtra la mayor parte de los visibles rayos. Este hecho tiene su lado positivo, en cuanto a la protección ocular se refiere.

Gafas de Sol.- Asegurarse de que el cristal ofrece máxima protección contra los rayos ultravioletas.

Gorro con visera.- Reduce la radiación ultravioleta que llega a los ojos. Resulta útil incluso cuando se llevan gafas de sol, pues estas siempre dejan pasar algo de radiación por los laterales.

Ecoamazonico

Somos un equipo de comunicadores de noticias y contenidos digitales , nuestro afán es llegar a ustedes con la rapidez y profesionalismo basados en la ley de comunicación y apegados ala verdad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios