OpiniónPrincipales

Nosotros los autodidactas Por Diego Escobar

10834902_10153172507869575_1450675272515308609_o

Por Diego Escobar

Vivimos en el país de la meritocracia, o por lo menos eso nos han hecho creer, también nos han hecho creer que solo los títulos universitarios, los masterados, los doctorados y los PHD, nos convierten en personas con valor; pero que en realidad solamente son paradojas y contradicciones de este gobierno, la realidad de la clase política oficial es otra, AP tiene a su haber como asambleístas: bachilleres, futbolistas, cantantes, animadores de TV y hasta payasos; si el discurso de Rafael Correa en el 2006 fue que había que terminar con esa clase de políticos, hoy 2015 está rodeado de ellos y lo que es aún peor muchos de ellos son parte de la vieja partidocracia, empezando por su alfil Alexis Mera ex militante de la derecha ecuatoriana.

Pero el tema central de esta nota es el fascinante mundo de los autodidactas, personas extraordinarias que han dejado su huella en el mundo, personas que han adquirido una serie de conocimientos gracias a su sensibilidad y a su inteligencia, grandes hombres y mujeres que han escrito obras maestras de la literatura, investigaciones científicas trascendentales o personas que crearon empresas millonarias como Apple, personas que aunque nunca fueron a la universidad o que la abandonaron hicieron cosas extraordinarias que los llevo a lograr sus sueños.

La historia de la humanidad nos ha demostrado que no se necesita ir a la universidad para llegar a la cima del éxito, solamente revisemos la vida Steve Jobs o en el caso ecuatoriano a Jaime Zapata uno de los mejores escritores e intelectuales de todos los tiempos, los dos nunca se graduaron de la universidad, pero llegaron a ser reconocidos por todos como hombres de gran valor, su aporte a la humanidad es indiscutible, como lo dice el filósofo Argentino Diego Hidalgo: «No esperen que un título universitario les resuelva sus problemas, ¡el verdadero secreto está en saber utilizar esta maravillosa herramienta que es el cerebro humano, y en aprender a aprender!».

Ni que decir de la sabiduría de los pueblos ancestrales, muchas medicinas han salido a la luz gracias a su milenario conocimiento, aunque su conocimiento no se lo haya avalado ninguna universidad del mundo, ellos son sabios que han logrado proteger los bosques tropicales y ser los salvaguardas de plantas y animales la mayoría de ellos desconocidos para todos, apenas el mundo conoce el 5% de todo lo existente en la selva, un cúmulo de sabiduría sin precedentes, a pesar de aquello son las personas más humildes y generosas que he conocido.

Cuantas personas se sienten mal o se sienten menos que otras o de menor categoría por el burdo hecho de no contar con un título universitario, un simple papel, reciclable cartón que según algunos nos dice quienes somos, cuando todos ya nacemos siendo alguien en la vida, cuando ya somos alguien solo por el simple hecho de estar en este mundo, cada uno tiene el mismo valor con título o sin el, no hay motivo para sentirnos menos ante quienes creen se merecen todas las alfombras rojas, recordemos que muchos de los genios ecuatorianos llenos de títulos nos han dejado en la miseria. Eso no quiere decir que queremos hacer apología de no ir a la universidad, todo lo contrario es un canto de invitación y tolerancia para quienes han tomado ese camino, y que a pesar de ello han triunfado en la vida ya sea materialmente como espiritualmente.

Algunos cambiaron su nombre por el título que tienen, algunos se enojan si no los llaman por su título Ingeniero, Doctor, Licenciado, algunos incluso les anuncian que deben llamarlos así, aunque se demore un poquito saben decir, así son estos individuos que les fata sensibilidad, respeto y humildad, por supuesto que no todos son así, para fortuna de todos son pocos los individuos con esos egocentrismos y esos complejos de superioridad.

Nosotros los autodidactas hemos aprendido gracias a nuestra insaciable necesidad de aprender, nos motiva nuestra curiosidad.

Nosotros los autodidactas estamos siempre aprendiendo, aprendemos rápido por que sentimos la urgencia de adquirir la nueva pieza del rompecabezas del aprendizaje.

Nosotros los autodidactas nos divertimos mientras adquirimos nuevos conocimientos, nos hace felices saber que podemos dominar una nueva técnica o una nueva teoría.

Nosotros los autodidactas no tenemos presión alguna de aprender, lo hacemos por que sentimos un fulgor interno por saber más de lo que sabemos ahora.

Nosotros los autodidactas estamos siempre motivados, nuestro autoestima crece con cada nuevo conocimiento que adquirimos.

Nosotros los autodidactas somos gente que ama su libertad, ama crear empresas exitosas, ama ser su propio jefe, ama ser tener su propio horario, para nosotros todos los días pueden ser sábados.

Nosotros los autodidactas también somos disciplinados, cuando sabemos que debemos dar todo de nosotros para conseguir la meta podemos dormir poco y no parar de trabajar hasta lograrlo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios